Ir al contenido

Sembradoras y soja: La distribución es clave

La desuniformidad provoca pérdidas de 180 a 200 kilos por hectárea. Hay que ajustar el número de plantas por metro cuadrado.

Las sembradoras, con sus sistemas de implantación de soja, ejercen una influencia considerable sobre el resultado final del cultivo.

“Es necesario lograr una distribución temporal uniforme en la implantación para no tener pérdidas de rendimiento”, afirma María Virginia Balbuy, ingeniera agrónoma de Stoller.

“Hemos medido que las pérdidas pueden ubicarse entre 180 y 200 kilos por hectárea”, agrega.

“Las densidades de plantas más altas no pueden compensar las distribuciones temporales no uniformes”, indica Balbuy.

Correcciones

La combinación de una correcta siembra, con el uso de productos específicos, contribuye a resolver problemas.

“Debemos trabajar desde el número de plantas por metro cuadrado para lograr una óptima implantación utilizando tratamientos bioestimulantes y bioprotectores”, considera Balbuy.

En ese sentido, Stoller cuenta con Stimulate, un tratamiento de semillas que garantiza la población inicial de plantas, una rápida generación del sistema radicular, un crecimiento inicial uniforme y un seguro contra carry over.

Por otro lado, la compañía también dispone de Bio-Forge Advance, un producto que contiene molibdeno, cobalto, nitrógeno, potasio e inhibe la síntesis de etileno, reduciendo los síntomas de estrés y retrasando la maduración y senescencia.

 

Fuente: Maquinac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • por